En asamblea con los jóvenes de la Casa Jose Antonio Rojo

«¿Ya habéis empezado el instituto?», le pregunta nuestro compañero Pedro, del Área de Jóvenes de la asociación, a los chicos que viven en la Casa Jose Antonio Rojo.  Es mediodía y nos esperan sentados en un sofá azul, en uno de los cuatro pisos de acogida que gestionamos en Málaga para jóvenes sin referentes familiares procedentes del sistema de protección de menores. Varios sí que han iniciado ya el curso en el IES Vicente Espinel Gaona, un centro educativo donde estudian muchos de los chavales que acompañamos en la Málaga Acoge. Este curso será semipresencial.: «Yo iré tres días a la semana», responde Hassan, que comparte vivienda con Aboubakar, Ouail, Nabil, Smail, Kasbani y Zakariae. Aboubakar también ha empezado a estudiar en la Universidad Laboral y, entresemana dormirá en la residencia, pasando sábado y domingo en la Casa.
Nuestros compañeros están pendientes día a día de los chicos y de forma periódica organizan «asambleas» en los pisos con el fin de ver cómo están, resolver dudas, poner en común necesidades que van surgiendo y recordar normas.
La casa está recién pintada, un lavado de cara del que se han encargado los propios chicos. Hoy toca limpieza general y nuestros compañeros Pedro y Jesús les insisten en la importancia que tiene la higiene, y más con el coronavirus:  «La casa hay que mantenerla limpia», pide Jesús mientras que Pedro insiste en la necesidad de que «las visitas de amigos a la casa sean las menos posibles y, sobre todo, les advierte de que no pueden invitar a nadie a pasar la noche».
«¿Se sabe algo de Huelva?», pregunta otro de los chicos, interesados en varios puestos de trabajo como temporeros de los que están muy pendientes. La aprobación del Real Decreto 13/2020 para el sector agrícola que permite trabajar a los jóvenes entre 18 y 21 años. Málaga Acoge selecciona los perfiles que necesiten las empresas, hace acompañamiento al joven en el puesto de trabajo, aunque se desplace a otra localidad, y asesoramos a los empresarios en las gestiones administrativas.
En esta asamblea del viernes no participa Ouail. No se encuentra bien y enseguida Jesús se pone manos a la obra para que concertar una cita con el médico cuando antes.
Mientras, Zakariae coge papel y bolígrafo para apuntar nombres y áreas y organizar quién limpia cada estancia: «dos la cocina, dos el salón y el patio, dos los baños….». Él trabajaba de cocinero y ahora está en un ERTE. Antes de irnos nos cuenta que le gustaría ir al instituto y retomar sus estudios ahora que tiene tiempo… «aprender a escribir mejor español».
Para apoyarles en los estudios a distancia en los que tendrán que manejar bien Internet en el móvil, Coco, uno de nuestros voluntarios, está orientándoles sobre el manejo de distintas aplicaciones como el correo electrónico, Google Drive o Google Calendar, entre otras.
El acompañamiento a estos chavales , una oportunidad para la sociedad, según remarcaba nuestra compañera Genoveva, coordinadora del Área de Jóvenes, se enmarca en nuestro proyecto de Apoyo a menores de centros de menores financiado por el Ayuntamiento de Málaga.
.
Este sitio web almacena cookies en su ordenador. Estas cookies se utilizan para recopilar información sobre cómo interactúa con nuestro sitio web y nos permite recordarlo. Utilizamos esta información para mejorar y personalizar su experiencia de navegación y para obtener estadísticas y métricas sobre nuestros visitantes tanto en este sitio web como en otros medios. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos, consulte nuestra Política de cookies. Si lo rechaza, su información no será rastreada cuando visite este sitio web. Se usará una sola cookie en su navegador para recordar su preferencia de no ser rastreado.    Más información
Privacidad