«Es genial haber podido apoyar a Málaga Acoge con nuestro producto»

Luisa vive en Tánger pero esta mañana de principios de septiembre está en Málaga, en la oficina que tiene en la ciudad Mosaic Factory, un grupo industrial que se fundó en Marruecos en 2002, con tiendas en Madrid, Londres y París, dedicada a la producción y venta de baldosas y suelos decorativos de fabricación propia.

«Es genial haber podido apoyar con nuestro producto a Málaga Acoge», valora la responsable de ventas de esta empresa que ha donado azulejos para la casa Jose Antonio Rojo, la vivienda de acogida que estamos reformando en Málaga para jóvenes extutelados. Las baldosas, exagonales y de formas geométricas variadas, ya se disponen en la entrada de la vivienda ocupando buena parte del suelo del salón. Algunas de ellas también se usarán en el segundo piso.

«Contábamos con un excedente de producción y nos pusimos en contacto con varias ONG en Málaga y también cerca de nuestra tienda de Londres», explica Luisa, quien dice que admira el trabajo de acompañamiento de la asociación con los jóvenes en movimiento, «una labor que hace falta porque cuando eres joven y no tienes apoyo salir al mercado laboral y encontrar un hueco en la sociedad es difícil».

Luisa es alemana pero habla bien español , inglés y francés. Terminó estudios de Administración de Empresas en Inglaterra y se enroló en esta compañía que lleva casi veinte años de andadura y que no para de crecer. «Mosaic Factory es una empresa bastante malagueña ya», afirma. Las fábricas que producen el material están en la zona franca de Tánger y su producción bastante manual.

«La tradición de producción artesanal de baldosa hidráulica se ha perdido en Andalucía, España y Europa», comenta. En la fábrica de Marruecos trabajan unas 300 personas que «son realmente artesanos de un oficio muy especializado».

Explica que, mientras los mosaicos impresos se producen por millones, los hidráulica es la única baldosa que permite un diseño tan personalizado como lo demande el cliente porque el trabajo es manual. «Si se inventan un diseño nosotros fabricamos el divisor (molde) con latón», aclara. Usan la técnica de producción tradicional para hacer cosas modernas. Aparte de la baldosa hidráulica cuentan con otros productos como la cerámica tradicional artesana y el terrazo.

Antes de abrir tienda en Málaga la tuvieron en Tarifa, pero decidieron trasladarse a la capital «por ser una ciudad multicultural con buen capital humano, abierta y donde sigue existiendo la tradición del mosaico hidráulico en edificios y casas».

Mosaic Factory tiene su mercado en España, pero también vende a Francia, Inglaterra e incluso a Japón de forma esporádica. Llevan alrededor de 55.000 pedidos desde sus inicios, «55.000 obras que hemos dado a conocer de una empresa que poco a poco se va creando un nombre».

Mil gracias, Luisa, por la contribución a nuestra Casa de Jose Antonio Rojo. Muy pronto, chavales que lo necesitan caminarán sobre las baldosas que nos habéis regalado. 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies