Una oportunidad

por Iranzu Fernández*

Cuando Tarik* llegó a clase de español en Málaga Acoge, el primer día solo pensaba en salir de allí cuanto antes. Su primera pregunta fue cuánto duraba el curso. La siguiente si podía salir a hablar por teléfono. Al cabo de un rato pidió permiso para ir al lavabo. No mostró ningún interés. No le interesaba lo más mínimo aprender. Era el típico joven rebelde. En su caso con causa. Todavía no alcanzaba la veintena pero sus ojos habían visto ya demasiadas cosas. Además tenía un problema de aprendizaje que nunca había sido tratado y que hacía más difícil su incorporación a la vida escolar. Pero las vacaciones de Navidad, el 2021 o la labor de todo el equipo que trabaja detrás de Málaga Acoge empezó a fructificar con el nuevo año. Cuando Tarik se reincorporó a clase en enero el muchacho que se sentó en el pupitre era otro. Empezó a llegar puntual a clase, se llevaba la tarea para hacer en casa. Su actitud en el aula cambió.
Ahora Tarik participaba activamente en las distintas actividades y lo hacía con una sonrisa. El gesto adusto con el que llegó a principios de curso había desaparecido. No se puede decir que irradiaba felicidad, pero sí otra actitud. Si la cara es el espejo del alma, la suya, desde luego, había cambiado. Año nuevo, actitud nueva. Ahora se relacionaba con sus compañeros. Nos hacía partícipes de su día a día. Empezaba a abrirse. A dejarnos entrar en su mundo. Difícil, duro. El de un joven en desarraigo familiar, en un país que no es el suyo, con un idioma que no domina y compartiendo piso con otros chicos de su edad. Con lo difícil que es la convivencia. Parece que Tarik se ha dado cuenta de que, a pesar de su duro pasado, y gracias a Málaga Acoge, tiene toda una vida por delante. El camino no es sencillo. Y menos en tiempos de pandemia. Lo va a tener más difícil que cualquier chaval de su edad. Pero tiene una oportunidad. Tiene un techo, comida y posibilidad de aprender. Porque la vida es aprendizaje. Para todos y cada uno de nosotros. Unos lo hemos tenido más fácil. Otros lo tienen que luchar más. Pero si se les da una oportunidad la saben aprovechar.
Todos nos merecemos una oportunidad. Mucho ánimo, Tarik. En Málaga Acoge estamos muy orgullosos de tu trayectoria. Ojalá que pronto podamos ser testigos de que tus esfuerzos han llegado a buen puerto y han tenido su recompensa. Ese es el único afán con el que trabajamos todos los voluntarios y demás personal de Málaga Acoge.

*Iranzu Fernández es una de nuestras profesoras voluntarias en el curso de español en Málaga y colabora con el área de Comunicación de Málaga Acoge.

*Tarik es un nombre ficticio.

La imagen que acompaña el texto es una obra titulada «Mira lo que estoy viendo», de Maida Rodríguez, colaboradora de nuestro proyecto Artistas Acoge. En este enlace se puede ver en su tamaño original. Las obras que componen esta colección son donadas por artistas solidarios y se pueden adquirir para beneficio de los proyectos que llevamos a cabo en la asociación.

Este sitio web almacena cookies en su ordenador. Estas cookies se utilizan para recopilar información sobre cómo interactúa con nuestro sitio web y nos permite recordarlo. Utilizamos esta información para mejorar y personalizar su experiencia de navegación y para obtener estadísticas y métricas sobre nuestros visitantes tanto en este sitio web como en otros medios. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos, consulte nuestra Política de cookies. Si lo rechaza, su información no será rastreada cuando visite este sitio web. Se usará una sola cookie en su navegador para recordar su preferencia de no ser rastreado.    Más información
Privacidad