Clases que valen mucho

-¿Qué quiere decir la palabra `frase´?- les pregunta Luisa María, a Fátima, Jamia y Aminatu, tres alumnas de su clase de español. Abrigadas, mascarilla en rostro. Pasan las diez y media. Se cuela el frío por las ventanas en las salas de la Parroquia Santa María de la Amargura donde aprenden el idioma grupos de cinco personas de lunes a jueves por las mañanas.

-Dime, Fátima, una frase que lleve la palabra “persiana”. Fátima, pelo recogido,  gafas de montura negra y patillas naranjas, no tarda nada en poner un ejemplo: -La persiana está abierta.

-Ahora vamos a escribir la palabra “espejo”. ¿Qué es un espejo, Jamia? -Para mirarme, responde.

-Dime otra frase, Aminatu, con la palabra “grifo”. Construyen oraciones, escriben y después leen, individualmente, y al final todas juntas: -Ahora vamos a dejar de escribir y vamos a leer: -“Las vacas dan leche. La leche es importante para mantener el cuerpo sano”. Las cuatro voces suenan al tiempo -¿Qué es una granja? Luisa Mari, profesora voluntaria hace años, procura que la hora y media de clase sea divertida, y con más razón en este contexto difícil de pandemia. Tras las mascarillas, se adivinan sonrisas durante la clase: “Se ríen, es fundamental que este rato lo pasen bien”, dice la profesora, que reconoce echar mucho de menos el bullicio y el calor humano que tenía el curso en nuestra sede de la calle Bustamante, frente a estas clases “en el exilio”, bromea.

Suenan las campanas de la Iglesia que anuncian que son las once en punto y Luisa María trata de que pronuncien bien la palabra «flores», que escribe en la pizarra. En la sala contigua, tras una puerta corredera, Khadija, Najova y Rekia aprenden español con nuestra voluntaria Carmina. “El apoyo es personalizado. Cada una va a su ritmo. Y van bastante adelantadas”, explica, mientras va de una a otra corrigiendo ejercicios que han escrito a lápiz en sus libretas. En la pizarra, los artículos en masculino, femenino, singular y plural, listos para que practiquen inventando oraciones. 

Khadija se levanta y dice un par de ellas: -La casa está limpia. -Las chicas simpáticas

Alumnas y profesoras con mascarilla y abrigos en clase. Si hubiéramos visto esta imagen hace un año no nos lo hubiésemos creído. Todo es diferente: “Se hace un poco difícil. Las mascarillas dificultan que aprendan bien la pronunciación, pero poquito a poco, hacemos lo que podemos”, dice Carmina. No faltan las ganas de aprender de las alumnas y la dedicación formidable, imprescindible, de las seis profesoras voluntarias. “La mayoría de las alumnas son mujeres que dicen que quieren aprender a hablar mejor español. Sobre todo son marroquíes, pero también las hay de Nigeria, Costa de Marfil, Ghana…”, explica Carmen, coordinadora de las clases en Málaga y miembro de nuestra Junta Directiva. Por su experiencia de muchos años, sabe que ellas no sólo encuentran en las clases un lugar donde avanzar en el idioma, sino un espacio de contacto con otras personas en el que sentirse arropadas y tejer redes de apoyo. Son clases que valen mucho.

Actualmente son seis las profesoras que imparten clases a seis grupos de cinco alumnos cada uno en horario de mañana, de lunes a jueves en las instalaciones cedidas por la Parroquia, y martes y jueves por las tarde en nuestra sede de calle Bustamante. No hay vacantes por el momento, pero sí una lista de espera por si se dan bajas.

Sobre las doce alumnas y profesoras empiezan a recoger porque terminan las clases. Fátima y Jamia limpian bien con líquido desinfectante su silla y se despiden hasta el jueves.

En Torre del Mar también está marcha nuestro curso de español, con dos grupos de cinco personas atendidos por dos profesoras voluntarias, Carmen, Consuelo y Nely, otro telemático de ocho personas, impartido por María y otro más en el Centro de Menores de Torre del Mar con siete jóvenes y en el que enseña Pilar.

Ayúdanos a apoyar a las personas más vulnerables que lo están pasando mal en este tiempo de pandemia. Con tu colaboración contribuirás a mejorar la situación de muchas familias que atendemos en Málaga Acoge. Colabora AQUÍ.

Este sitio web almacena cookies en su ordenador. Estas cookies se utilizan para recopilar información sobre cómo interactúa con nuestro sitio web y nos permite recordarlo. Utilizamos esta información para mejorar y personalizar su experiencia de navegación y para obtener estadísticas y métricas sobre nuestros visitantes tanto en este sitio web como en otros medios. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos, consulte nuestra Política de cookies. Si lo rechaza, su información no será rastreada cuando visite este sitio web. Se usará una sola cookie en su navegador para recordar su preferencia de no ser rastreado.    Más información
Privacidad