Una mañana de voluntariado

Pasamos una mañana con un voluntario de Málaga Acoge, Rafael Molina, para conocer mejor su trabajo. Reportaje de Agustín Olías, voluntario del Departamento de Comunicación de Málaga Acoge:

Son las 9:30 de la mañana de un jueves cualquiera. Rafael Molina, voluntario de Málaga Acoge, nos recibe en la sede de la entidad en calle Ollerías, donde se ubica el Área de Empleo de la asociación. Rafael se encarga de recibir a los visitantes, atenderles y, según sus necesidades, dirigirles al lugar adecuado.

9:35 horas. Enseguida llegan los primeros visitantes, como Yaya, joven marroquí, o Kurtis, nigeriano, que tienen cita previa para usar los equipos informáticos con conexión a internet de cara a actualizar sus currículos y buscar trabajo. Un poco más tarde, aparecen tres jóvenes marroquíes. Hace poco que están en España y quieren aprender español. Y Rafael les explica que las clases de español son en la sede de Málaga Acoge en calle Bustamante, hacia donde los dirige.

Rafael es un cordobés de 63 años, con un ligero acento a… ¿catalán? Quizás, pero no cordobés. Su biografía es amplia y ha recorrido mucho mundo. Lleva un año como voluntario en Málaga Acoge. También colabora con REA (ayuda a África) y otras asociaciones. Le mueve la idea de hacer algo por los demás. Lo lleva haciendo toda la vida. ¿Por qué Málaga Acoge? Vio una noticia en la TV sobre la organización y le convenció. Este trabajo “enriquece tu vida”. Le pido una frase que anime a futuros voluntarios: “Vas a ser feliz ayudando a los demás”.

11:00 horas. Los usuarios y nuevos visitantes siguen llegando, sin pausa. Los que tienen cita previa concertada son atendidos rápidamente por las técnicas del Área de Empleo de Málaga Acoge.

11:30 horas. Llega un hombre marroquí. Anda doblado por un dolor de ciática. Vive en la calle. Se le remite a Puerta Única, donde le atenderán adecuadamente. Más tarde, llega un hombre español que quiere hacer una carta de invitación para un cubano y necesita asesoramiento.

Rafael es muy amable con los usuarios y visitantes; muy paciente y humano, pero firme y asertivo. Se interesa por ellos, por sus problemas, generando confianza y, a veces, consiguiendo una sonrisa con sus gracias.

12:00 horas. Aparece una mujer marroquí. Habla bien español. Ha trabajado en España varios años, pero cerraron la empresa. Como está inscrita en el SAE se la redirige al servicio Andalucía Orienta. La situación se repite un poco más tarde, con otra mujer.

12:30 horas. Llega una personas de origen nigeriano, 51 años, casado con una mujer española, con hijos y nietos. Tiene cita pero se ha equivocado: ha venido una semana antes. Habla español y ha trabajado en la construcción (es alicatador) pero ahora no encuentra trabajo. A pesar de la situación, es amable y se ríe con facilidad de las bromas que le hace Rafael. Se le atiende, a pesar del error en la cita.

Entre visita y visita Rafael encuentra tiempo para atender al teléfono: usuarios que piden o cambian cita, llamadas de otras sedes de Málaga Acoge o de otras ONGs, de instituciones, de personas con dudas en diferentes temas… Un ajetreo continuo.

13:00 horas. Llegan dos mujeres, son las últimas personas que cuentan con citas concertadas. Además, una joven marroquí, sin cita, quiere hablar con Irene Peñalver, coordinadora del Área de Empleo de Málaga Acoge. Antes del cierre al público, un hombre entra en la sede para preguntar por el servicio jurídico. En esta sede antes estaba el SOJE (Servicio de Orientación Jurídica) y eso causa confusión. Como a todos los que preguntan por SOJE se les redirige a la Ciudad de la Justicia. Rafael tiene preparados unos sencillos planos, donde se indica la situación de los sitios más usuales donde son redirigidos los visitantes.

13:30 horas. Rafael todavía tiene energía y entusiasmo para seguir trabajando. Ha sido muy gratificante compartir esta mañana con él. Aprender de sus modales en el trato con los visitantes, su paciencia, serenidad, su cariño… También comprobar cuán necesario es el trabajo de las personas voluntarias en el trabajo de Málaga Acoge. ¡Enhorabuena Rafael por tu trabajo! Nos quedamos con tu cita: “Vas a ser feliz ayudando a los demás”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies