Una casa para salir adelante

En torno a una mesa redonda, en el salón de uno de los pisos de acogida con los que cuenta la asociación, nos reunimos con Jenny, su hijo Kevin, y Shabraiz,  tres de las seis personas que lo comparten en un barrio de Málaga. Mientras, otros dos hijos de Jenny, niño y niña, ocupan el sofá frente a la televisión. «Siempre hay cosas que mejorar. Lo que queremos es que estéis bien en la casa, ser un apoyo para que vuestra vida se desarrolle en un ambiente tranquilo», dice nuestra compañera Rabia, pasadas las diez de la mañana, en el comienzo de esta «asamblea» que convocó hace tiempo.

Nada más entrar a la vivienda, cerca de la puerta de la entrada, dos carteles indican el reparto de los turnos de limpieza y recogida de alimentos.

Hoy es un día para poner en común problemas y experiencias y recordar las normas básicas que deben regir en esta vivienda, dirigida a familias monoparentales y adultos varones, que mantenemos gracias a un convenio con el Ayuntamiento de Málaga.

La estancia en el piso es parte de un itinerario sociolaboral que brinda la asociación a estas personas, un medio para que salgan adelante. Jenny, que trabaja como cocinera, cuenta que está buscando otro piso para vivir con sus tres hijos, «pero los precios no bajan». Reconoce que hoy está «derrumbada y con agujetas» después de jornadas que llegan a las diez horas. Uno de sus hijos supera la veintena y también tiene un empleo en la hostelería. Su hija más pequeña se incorpora al colegio en una semana y cuenta que tiene que organizar horarios para compaginar su atención con el empleo. A su lado, Shabraiz habla de una documentación que entregó hace unos días para solucionar un trámite, muestra fotos de sus hijas pequeñas en su móvil y, un rato más tarde, terminada la reunión, se levanta hacia la cocina para preparar su almuerzo.

Rabía les habla de sus derechos y deberes, de la importancia del respeto y la comunicación para la buena convivencia. También del próximo pedido de alimentación, del cuidado, limpieza de la vivienda y uso de las zonas comunes.

Además de esta vivienda, la asociación cuenta con otra en Málaga también dirigida a adultos y familias monoparentales. Hace unos meses estuvimos visitándola y entrevistamos a Oussama que aprobó el pasado junio sus estudios de ESO y comenzará este curso una formación profesional.

El proyecto de acogida temporal para personas inmigrantes en situación de exclusión socio residencial “Pisos Puente” es desarrollado por Málaga Acoge con el apoyo económico del Área de Derechos Sociales del Ayuntamiento de Málaga.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies