«He aprendido mucho. Hasta que no te pones en contacto con esta realidad no la conoces»

Hace unos días que Paula Rodríguez terminó las prácticas de Trabajo Social en Málaga Acoge. Desde octubre y durante cuatro meses ha acompañado a nuestra compañera Carmen Pérez día a día en las tareas del programa de Vivienda y también ha apoyado en primera acogida atendiendo a las personas que pasan por la asociación solicitando apoyo e información.

«He aprendido muchas cosas. He visto y tratado con tantas personas y realidades…», comenta Paula, sonriente y siempre dispuesta a echar una mano en cualquier cosa durante este tiempo en nuestra sede de calle Bustamante. Aunque en principio venía con la intención de apoyar al equipo de Vivienda, también ha sido muy activa y colaboradora en la atención en primera acogida. Precisamente esta labor en la primera atención es lo que, apunta, más le ha aportado y le ha ayudado «un montón tratar con la gente y a saber escuchar».

Trabajando codo a codo con Carmen en el programa de Vivienda afirma que también se ha dado cuenta de los prejuicios que tiene la gente hacia las personas migrantes: «No es como la gente cree. Llegan con situaciones muy duras detrás, muchas veces con niños y les da mucha vergüenza pedir las cosas», asegura. Se romperían muchos estereotipos si la gente entendiese que estas personas «vienen sin apoyo, sin familia, que están solas y viesen la cantidad de problemas que enfrentan y las barreras que les ponen las instituciones».

Y es que «hasta que no te pones en contacto con esta realidad no la conoces», asevera.

Este tiempo de prácticas en Málaga Acoge le ha servido también para plantearse la posibilidad de optar a un trabajo en el ámbito de una entidad social de apoyo a personas migrantes:»En realidad no me había planteado trabajar en este área y por eso este periodo me ha ayudado mucho. Las prácticas me han servido para verlo como una posibilidad a la que no cierro puertas», apunta.

En la recta final de su grado de Trabajo Social y preparando su trabajo de fin de grado sobre Igualdad, confiesa que le gusta mucho el trato con las personas, escuchar sus problemáticas y ver en qué se les puede ayudar. «Soy una persona muy sensible, pero es esta sensibilidad la que me da fuerzas y coraje para ver las injusticias», reconoce.

Cuando Paula hablaba con las personas que entran a Málaga Acoge trataba, trataba de «hacerles sentir que podían contar conmigo, que les podía ayudar y que me ponía en su situación», comenta, al tiempo que expresa su intención de sumarse al voluntariado de la asociación en un futuro, quizá apoyando a niños y niñas en el área de Educación.

«Me he sentido muy contenta y cómoda con todas las compañeras y mi intención es ser voluntaria», concluye.

Paula ha apoyado en el proyecto «Acceso a la vivienda y al alojamiento de personas inmigrantes, trabajadores y trabajadoras agrícolas y personas sin hogar en el proceso de su inclusión efectiva» es una iniciativa de Málaga Acoge, en el marco de la federación Andalucía Acoge, subvencionado por la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía con cargo a la asignación tributaria del 0,7% del IRPF.

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies