Lourdes y el desamparo de las trabajadoras del hogar y cuidados

por Iranzu Fernández*

Lourdes es una mujer valiente que no lo ha tenido fácil en su vida. Granadina de nacimiento, la desgracia llamó a su puerta hace ocho años. Alejandro, su único hijo, el motor y la principal alegría de su vida falleció, de repente, con tan sólo 29 años. Lourdes decidió entonces emigrar. Dejar su ciudad y su barrio, que tantos recuerdos le traían, y se instaló en Vélez con su pareja. Con el tiempo él la abandonó y la dejó sola con el impago del alquiler de la casa que compartían.

Lourdes había trabajado toda su vida en la hostelería, pero con 58 años nadie la contrataba. Ni para trabajar en el campo. Así que se empleó como trabajadora del hogar. Durante los últimos cuatro años ha estado en la misma casa, una familia con tres jóvenes de 18, 14 y 11 años. Su jornada laboral empezaba todos los lunes a las 10 de la mañana. Cada día se encargaba, durante seis horas, de las tareas de limpieza y cuidado de los chicos. De lunes a viernes, de diez de la mañana a cuatro de la tarde, Lourdes cuidaba y mimaba a su “otra” familia. Y todo esto por 600 euros al mes, sin contrato ni Seguridad Social. Conclusión: Lourdes no tiene derecho a nada, ni a la última ayuda decretada por el Gobierno para este colectivo.

Si nos ponemos a hacer números, Lourdes ha estado los últimos cuatro años cobrando 150 euros a la semana. Su paga mensual siempre se retrasaba. Nunca ha cobrado antes del día 15 o 20 del mes. En ocasiones, se han llegado a juntar el pago de dos meses. El mes de marzo, trabajó hasta que se declaró el Estado de alarma. A fecha de hoy, no ha cobrado ese mes. La “señora” de la casa no le ha llamado durante todo este tiempo para interesarse por ella. Tan sólo ha respondido al Whatsapp de Lourdes para decirle que no tiene dinero para pagarle y que no sabe cuándo se podrá reincorporar.

Lourdes vive sola. Ha consumido todos sus ahorros. Hace un año solicitó la prestación social. Antes de mayo no ve probable que se la concedan. Ha pagado el alquiler de marzo y abril. No sabe qué pasará en mayo. Parece que su casero se muestra comprensivo. Lourdes es sólo una más de las miles de trabajadoras del hogar de este país que se encuentran en una situación límite.

Desde Málaga Acoge seguimos luchando por todas las Lourdes, sin las cuales muchos hogares no sobrevivirían. ¡Animo a todas!

Ayúdanos a apoyar a las personas más vulnerables que lo están pasando mal en esta crisis. Con tu colaboración contribuirás a mejorar la situación de muchas familias que atendemos en Málaga Acoge. Dona AQUÍ.

*Iranzu Fernández es voluntaria del equipo de Comunicación de Málaga Acoge y profesora de nuestro curso de español.

La imagen que acompaña el texto es una obra de Zeus Sánchez, creador participante en el proyecto Artistas Acoge.

 

Este sitio web almacena cookies en su ordenador. Estas cookies se utilizan para recopilar información sobre cómo interactúa con nuestro sitio web y nos permite recordarlo. Utilizamos esta información para mejorar y personalizar su experiencia de navegación y para obtener estadísticas y métricas sobre nuestros visitantes tanto en este sitio web como en otros medios. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos, consulte nuestra Política de cookies. Si lo rechaza, su información no será rastreada cuando visite este sitio web. Se usará una sola cookie en su navegador para recordar su preferencia de no ser rastreado.    Más información
Privacidad