Un trabajo vocacional para ayudar a los demás

strong>Conocemos de cerca la experiencia de Mari Carmen, Alba y Juncal, tres jóvenes que realizan desde hace meses en Málaga Acoge sus prácticas formativas de la Diplomatura de Trabajo Social

Mari Carmen Maroto estudia Trabajo Social en la Universidad de Málaga. Asegura que hace tiempo escuchó a una profesional del sector hablar de su trabajo y su energía le impulsó a realizar esta diplomatura. Así que se comenzó a formarse y, actualmente, acude cada semana a las instalaciones de Málaga Acoge, donde realiza las prácticas de la carrera. «Lo que más me ha sorprendido es el número de personas que se atienden: Son muchísimas; y también cómo se aprovecha el espacio y los recursos», dice esta joven malagueña. No es la única asombrada con el día a día en la asociación. «Lo que me sorprende es que en un espacio tan reducido sean capaces entre todos de coordinarse y llevar a cabo tantos talleres, actividades y todos los programas», añade Alba Salas, otra joven, en este caso de Córdoba, que también realiza sus prácticas en Málaga Acoge. «Y yo creo que hasta que no entramos aquí no éramos conscientes de que esos programas son muy necesarios, porque de ellos dependen muchas personas», subraya Juncal Benavides, almeriense e igualmente estudiante en prácticas.

Todas son un buen ejemplo de los jóvenes que cada año pasan por Málaga Acoge para poder realizar sus prácticas universitarias. Alba las hace en el Departamento de Vivienda, encargándose de acompañar a personas inmigrantes en sus trámites administrativos, rellenar solicitudes, buscar pisos de alquiler… Mientras, Mari Carmen echa una mano en diferentes labores del Área de Intervención Social y Juncal en el Departamento de Prisiones, donde ayuda en el trabajo administrativo pero también visita semanalmente la cárcel de Alhaurín de la Torre para atender a los internos junto a Carmen Cano, técnica de dicho departamento. «Estoy aprendiendo muchísimo sobre Extranjería y el funcionamiento de la prisión. El trato con los usuarios es muy bueno y el día a día realmente me ha sorprendido y me ha encantado», destaca la joven.

Compaginando sus estudios con estas prácticas profesionales, estas chicas aseguran estar aprendiendo mucho sobre su futuro laboral. «Cómo gestionar recursos, cómo interviene el trabajador social, con qué instrumentos cuenta, qué documentos utiliza, cómo deriva a otras entidades o instituciones, el trabajo en equipo, valores…», explica Mari Carmen Maroto. «Además, el trato con los usuarios te ayuda a aprender a empatizar mucho más con las personas», cuenta Juncal, que dice también estar aprendiendo y conociendo las carencias de algunos servicios públicos, las fórmulas para mediar entre diferentes organismos, el funcionamiento de lugares más desconocidos como la prisión, las leyes, la búsqueda de recursos…

Todas destacan que la dedicación a una labor profesional como la de Trabajo Social es absolutamente vocacional. «Yo decidí hacer estos estudios porque en mi familia siempre he tenido lo social muy presente, las desigualdades existentes en nuestra sociedad y en el mundo en general, por lo que continué mis estudios para estar lo más preparada posible en mi futuro trabajo», recuerda Juncal, que cree firmemente en poder ayudar a las personas a ser lo más autónomos posible e intentar conseguir una sociedad más igualitaria: «Es la base de mis ideales y el hecho de realizar estos estudios». Algo que confirma Alba: «Siempre me ha conmovido el ámbito social, todo lo que tiene que ver con las injusticias de este mundo y con las personas que se ven afectadas por ellas, así que quería que mi trabajo sirviese para ayudar a las personas que más lo necesitan», relata.

Después de varios meses en Málaga Acoge , todas acabarán sus prácticas antes del verano. Será el momento para que comience un nuevo ciclo y el curso que viene aparezcan nuevos estudiantes. Eso sí, están convencidas de que no perderán el contacto con Málaga Acoge, donde destacan el trabajo en conjunto de todos los técnicos. «Su labor es importantísima porque hay muchas personas que acuden a estas entidades solicitando una ayuda que las administraciones públicas no ofrecen», concluye Mari Carmen.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies