«Té con ideas» frente al discurso antinmigración

La asociación acogió el 15 de febrero el encuentro «Té con ideas», un espacio de debate mensual que nace para abordar temas que nos preocupan y que en esta primera ocasión giró en torno al porqué del auge del discurso antimigración y cómo hacerle frente, en especial desde entidades como Málaga Acoge.

La alianza con la ciudadanía para activar su capacidad transformadora, más proacción y menos reacción y la urgencia de alfabetización mediática y lectura crítica del relato sobre migración fueron algunas de las respuestas que dejó la jornada en la que participó una treintena de personas.

Al primer «Té con ideas» invitamos a la profesora de Derecho Penal y Criminologia de la Universidad de Málaga (UMA), Elisa García España, y al profesor y vicedecano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UMA, Marcial García López.

«El discurso antinmigratorio es un síntoma de una sociedad que tiende a la fragmentación y la descohesión social», comenzó diciendo Elisa García quien recalcó la diferencia que se marca entre «nosotros» y «ellos» cuando hablamos de personas migrantes y cómo esta distancia les cosifica y resta dignidad humana.

Los discursos contra la migración y las personas migrantes están basados, a su juicio, en mentiras y falacias y frente a ellas «tendemos más a la reacción que a la proacción». Se refirió a la vinculación entre inmigración y delincuencia, fenómenos que no tienen relación y agregó que, en contra de la idea predominante, distintos estudios han demostrado que la disminución del índice de la delincuencia en los países de más población migrante.

En su opinión, reaccionamos con demasiada visceralidad ante los discursos antinmigración, sin poner el punto en la prevención, en «trabajar por ejemplo, en las pequeñas tensiones en el vecindario». Consideró, además, que «si nos colocamos del lado de los que dan el discurso antinmigratorio es más fácil buscar estrategias para vencerlo».

Estas ideas contra la inmigración se retroalimentan con las informaciones de los medios de comunicación donde existe una sobrerrepresentación de imágenes relacionadas con las personas migrantes mostrándolas como un problema -«avalancha», «oleada», «invasión- y no «como una solución a una sociedad envejecida y conservadora, centrada en sí misma».

El excesivo enfoque de las noticias en la llegada de pateras -dejando de lado temas también relacionados con la inmigración- crea alarma social y desinformación. Muchas personas piensan que la mayor parte llega por vía marítima cuando lo hacen por el aeropuerto de Barajas.

«¿Por dónde entran entonces si no lo hacen por la frontera sur?» , preguntó un participante durante el debate.

También habló Marcial García sobre la imagen que proyectan los medios de de comunicación sobre la inmigración. Insistió en la importancia de la alfabetización mediática de periodistas y comunicadores -«porque cada palabra construye realidad»-, pero también sobre la necesidad de la lectura crítica por parte de los lectores, los ciudadanos.

Aludió a la falta de contexto y deshumanización en las informaciones sobre migración: «hay datos, se habla de oleadas, invasión, se ponen nombres pero desaparece la biografía, el porqué están aquí, qué esperan».

Durante el encuentro una de las participantes se refirió a la aporofobia, el miedo a los pobres acuñado por la filósofa Adela Cortina, como principal causa del rechazo a las personas migrantes.

«La pobreza tiene un origen y significa sufrimiento y eso desaparece en los medios de comunicación y en los discursos», afirmó Marcial, quien insistió en que «hay todo un trabajo que hacer de construcción de la información y pensamiento crítico».

En su opinión, la idea de solidaridad se ha ido vaciando hasta confundirla con tolerancia y no existe intercambio ni relaciones interpersonales: «te dejo que estés aquí en tanto que cumplas las normas que yo te marco».

Respecto a lo que podemos hacer desde entidades como Málaga Acoge para desarmar los discursos antinmigración, «el mejor recurso es establecer alianzas con la ciudadanía y activar su capacidad transformadora».

Además de la creación de un «lobby ciudadano» aconsejó favorecer espacios de comunicación interpersonal donde las personas se encuentren con relatos, historias, biografías y emociones. Se trata de una forma de crear sociedad y lazos que vayan más allá de las etiquetas y de los discursos. En todo caso, enfrentar el discurso antinmigración requiere de un trabajo colectivo.

A continuación compartimos dos vídeos con momentos de las intervenciones de Elisa y Marcial:

También podéis consultar una serie de artículos e informes relacionados con el discurso antinmigración en este repositorio: https://raindrop.io/collection/6019483

Te recomendamos especialmente estos:«La excepción ya estuvo en riesgo» y «Nada que ver aquí; las actitudes hacia la inmigración y el auge de Vox»

«Las razones de los votantes de Vox: la inmigración y la unidad de España» y «Vox: nueva derecha populista o escisión radical del PP»

«Inmigración, chovinismo del bienestar y apoyo a los partidos radicales de derechas en Europa»

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies