“Lo mejor es compartir todas nuestras costumbres, todo lo que somos”

Yolanda lleva casi una década en España. Vive en Torre del Mar, donde lo primero que le sorprendió es el calor del verano. Le encanta el mar, que no había visto en su país, aunque prefiere pasear por la orilla a bañarse. Actualmente no tiene trabajo fijo y sigue con la familia dividida entre España y Ecuador, su país de origen.

¿Por qué decidió venir a España?

Yo tenía un hermano aquí, él me preguntó si estaba dispuesta a venir, dejar a mis niños  y me apoyó moralmente… Al principio pensaba que no, no estaba dispuesta porque yo era madre y padre de mis niños. No quería dejar a mis niños por nada del mundo, a pesar de que tenía a mis padres. Vivía sola con mis niños y decía para qué voy a dejar a mis niños prácticamente solos… Con mis padres, pero sin su madre, que es lo principal. Mis padres me ayudaron, estaban dispuestos a quedarse con los niños. Fue muy duro, pero lo tuve que asumir.

¿Cómo fue todo?

Yo llegué aquí sin conocer prácticamente nada. Vine en vuelo desde Quito a Caracas y luego a Madrid; y desde ahí hasta Málaga, donde me recogieron mis hermanos. Pasé unos primeros días en los que esto se me hacía todo como una eternidad… Todo muy lento, hacía mucho calor… Y yo no estaba acostumbrada a esta temperatura. Con el tiempo encontré un trabajo en Málaga y, bueno, hubo que aprender cómo ir, el autobús, coger un mapa… Poquito a poco fui conociendo todo mejor.

Para los que no hemos emigrado nunca… ¿Qué es lo más difícil de emigrar?

Acostumbrarse a un nuevo sitio, eso cuesta mucho. En mi país uno conoce todo, pero aquí uno sale a la calle y todo es diferente. El aire no está tan limpio, las cosas son diferentes… Pero lo más difícil es dejar a la familia atrás, sobre todo si tienes niños pequeños, si eres solo madre porque ellos no tengan padre… Yo soy viuda y emigrar así es muy complicado.

¿Cómo fue su adaptación?

Fue difícil, claro… Aunque ahora tengo a mis niños aquí… Pero aún tengo a uno allí y la familia está dividida. Es una situación muy difícil…

Y después de tantos años, ¿qué tal va todo?

Ya estoy mejor y me da igual todo que me miren o no, porque todos somos iguales.

¿Por qué cree que es buena la diversidad cultural?

Al final todos aprendemos de todos, eso es muy importante. Es algo muy bonito… Lo mejor es compartir todas nuestras costumbres, todo lo que somos.

Add Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies