Buenas prácticas y verificación de noticias centraron la penúltima sesión del Congreso Antirrumor

Las buenas prácticas en el periodismo contra los rumores y la desinformación y verificación de datos centraron la tercera sesión del I Congreso Online de Comunicadoras y Comunicadores Antirrumor que contó con la participación del periodista y vocal de programación de la radio comunitaria Onda Color, Alejandro Blanco y de Manuel Aguilar integrante del Consejo de informativos de TVE, y de la Unidad de Verificación y Lucha Contra la Desinformación de la RTVE.

Onda Color está en el barrio malagueño de Palma Palmilla y es la primera emisora andaluza en convertirse en agente antirrumor. Blanco repasó durante su intervención casos concretos en los que han desmontado rumores como «el rumor del terrorista», o «toda la verdad sobre inmigrantes». En este último caso el bulo nace en Internet donde una supuesta farmacéutica decía que se estaban dando recetas gratis a las personas migrantes. Frente a los bulos, dijo Blanco, hay que hacer «periodismo». Para desmontar los rumores consideró «fundamental», y más en piezas radiofónicas, salir de la expresividad normal de la noticias, y construir mensajes que apelen a las emociones, incluso usar la ficción y los géneros divulgativos. Los periodistas también deben señalar, o al menos preguntarse, cuáles son las intenciones de quien propaga el bulo, aludir a información oficial o a la página de Stop Rumores para contrarrestar noticias falsas y animar a la sociedad a denunciar los casos que detecten.

Por su parte, Manuel Aguilar explicó el funcionamiento de la Unidad de Verificación del Consejo de Informativos de Radiotelevisión Española, un equipo de unas seis personas que se puso en marcha el pasado verano y que se dedica a temas de desinformación y bulos.

«Lo verdadero no es igual que lo verosimil. Lo verosimil no siempre es cierto pero es más atractivo que lo verdadero porque está construido ad hoc para atraer al público», dijo Aguilar, quien describió cómo se difunden y amplifican  los bulos a modo de «trompeta» desde que nacen en pequeños foros, pasando a las redes sociales tradicionales y a veces llegando a publicarse en medios de comunicación. Por eso, advirtió sobre la importancia de contrastar con las fuentes y verificar las informaciones.

Aguilar habló sobre las características de la desinformación durante esta crisis sanitaria, cuando han circulado, por ejemplo, audios falsos y ha habido estafadores que han aprovechado la coyuntura hablando de curas y tratamientos.

Frente a la desinformación, nombró los pilares de la verificación como son analizar la procedencia de la noticia, la fuente, la fecha, la localización y la motivación, y entre las recomendaciones advirtió de que hay que tener cuidado con las falsas cuentas y los contenidos patrocinados, así como leer siempre la noticia completa y no sólo pararse en el titular.

Sobre todo, apuntó «es preciso tener pensamiento crítico y avanzar en la alfabetización mediática» en especial, de los más jóvenes.

Y es que «ya no se intenta convencer a la gente con datos y hechos sino decirle lo que tiene que sentir», consideró, y concluyó con una frase de Caroline Emcke: «El odio sólo se puede combatir con la observación atenta, la matización constante y el cuestionamiento de uno mismo».

En este vídeo está la tercera sesión completa:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies