Jóvenes en movimiento :¿Qué pasará conmigo cuando cumpla 18 años?

La falta de un sistema adecuado que acoja a los jóvenes migrantes cuando salen de los centros de menores al cumplir la mayoría de edad, el papel de acompañamiento, conocimiento y aprendizaje mutuo que deben tener las organizaciones sociales que les apoyan y la realidad de que la mayoría de estos chicos se integra y sale adelante, son algunas de las conclusiones que surgieron en el último encuentro Té con ideas de Málaga Acoge sobre la situación de los jóvenes en movimiento.

«De la noche a la mañana, pasan de ser un colectivo protegido a uno excluido y sin hogar», advirtió nuestra compañera Genoveva Pérez sobre los jóvenes que al cumplir 18 años salen de los centros de menores. «Estamos pidiendo que los chicos se emancipen en 24 horas, sin sus necesidades básicas cubiertas y sin un entorno que favorezca esa emancipación»

Sin embargo, lejos de la imagen que existe de que estos chicos están abocados al fracaso y pese a la falta de recursos, la mayoría de ellos sale adelante y se inserta «porque vinieron a trabajar, a ayudar a sus familias y no desaprovechan fácilmente las oportunidades que se les dan». De hecho, en los últimos cuatro años la asociación ha atendido a 183 jóvenes extutelados, de los que 40 están totalmente emancipados.

¿Y qué podemos hacer las entidades sociales? Nuestro papel es de acompañamiento, conocimiento y aprendizaje mutuo, un apoyo para que sean libres y tomen sus propias decisiones.

Nuestro compañero Nordin Alghouch insistió en que el sistema de atención no está preparado para acoger a los chicos que salen de los centros de menores y que se ven solos en la calle o en centros de emergencia que no están preparados para ellos.

En el debate surgieron preguntas sobre su vienen niñas menores. Se habló de que emigran menos y las que lo hacen atrapadas en redes de trata. El destino de ellas es «profundamente desolador» y están expuestas a una situación mayor de vulnerabilidad.

«Se habla de los ex MENA y se olvida que son personas», apuntó Genoveva. Muchas veces hablamos del «colectivo» y no de Mohamed, Mustafá, Youseff, auténticos supervivientes.

¿Y qué podemos hacer en un contexto como el actual, con un sistema de protección de menores opaco y recursos limitados?

Según Nordin, es preciso visibilizar, sensibilizar y concienciar sobre esta problemáticas. También abogó por proyectos de codesarrollo en los países de origen. Para nuestra compañera Irene Peñalver la clave podría estar en la ley de Extranjería: «se les concediesen permiso de trabajo al salir de lo centros de menores no se requerirían tantos recursos porque no tardarían nada en insertarse laboralmente».

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies