«Hemos creado un grupo para visibilizar a las mujeres migrantes en Antequera»

Por Agustín Olías*

He venido a Antequera con el objetivo de conocer y entrevistar a Emlajut, una voluntaria de Málaga Acoge en esta bonita ciudad malagueña. Tengo mucha ilusión por hablar con ella porque me han comentado su
activismo, además de ser la primera voluntaria saharaui a quien entrevisto.
Me recibe en nuestra sede de Antequera, con una amplia sonrisa, vestida con su típica ropa saharaui.

Lo primero que le planteo es que nos cuente su historia, qué le movió a venir a España: Nací en 1985 en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf. Cuando tenía 8 años fui a Elche gracias a la iniciativa “Vacaciones en paz”. Tras esa primera experiencia regresé dos años más, a Extremadura, y de nuevo a Elche.

No me pudo imaginar cómo te sentiste, con 8 años, en tu primer viaje a España ¿Qué recuerdas de aquellos momentos?
Imagínate, una cría pequeña que nunca había salido de su casa ni separado de su familia. Algunos hermanos míos ya habían viajado a Canarias o a Cuba, por lo que no era una primera experiencia en la
familia, pero yo me pasé dos noches sin dormir pensando en el viaje.

La primera imagen que tengo de España es la de las luces del aeropuerto, que casi no podía abrir los ojos; luego, la señora rubia de la familia de acogida, ¡nunca había visto a una persona rubia!, me resultaba extrañísimo.

¿Hablabas algo de español?
Absolutamente nada. Pero no recuerdo que eso fuese un gran problema. Cuando me recibió “mi familia de vacaciones”, con los primeros abrazos, me sentí a gusto. Luego, la comunicación se hacía por gestos, cosas muy básicas. La verdad es que aprendí muy rápido español. Sé que los primeros días mi gran preocupación era que no me pusieran de comer “halufu”, es decir, carne de cerdo. Me acostumbré enseguida a vivir con mi familia de verano y con su estilo de vida.

¿Cómo fue el que te quedases en España?
Como te dije antes, los dos veranos siguientes volví a España, el último a Elche, con la misma familia del primer año. Como tenía anemia y me querían hacer algunas pruebas médicas, me matricularon en
el colegio y me quedé con esa familia
.

El tiempo pasó para Emlajut, viviendo con la familia ilicitana, estudiando, aprendiendo español (habla muy bien español) y llegamos al punto en el que nos encontramos ahora: está viviendo en Antequera, casada y madre de dos niñas de 4 y 8 años. ¿Qué pasó para que nos encontremos en este
punto?
Conocí a mi actual marido por teléfono. Mi familia me mandó un paquete a través de él, mantuvimos varias conversaciones y a partir de ahí, nos seguimos relacionando. Fue a Elche a verme y el caso es que nos casamos. Él es saharaui y nos casamos en los campamentos de Tinduf, con nuestras familias. Eso fue en el 2010. Como él trabajaba en Antequera, me vine a vivir aquí con él y aquí seguimos, espero que por mucho tiempo, porque me gusta vivir en Antequera.
¡Qué bonita historia! Bien, pasemos a conocer algo de la actividad como voluntaria de Emlajut. ¿Por qué te hiciste voluntaria de Málaga Acoge?

Fue muy fácil: mi marido conocía Málaga Acoge, de hecho conocía a José Antonio (actual vocal de la sede de Málaga Acoge en Antequera); me gustó mucho la labor que realiza la asociación con las personas inmigrantes, así que me presenté como voluntaria, para ayudar en lo que fuese necesario. Por ejemplo, hemos creado un grupo de mujeres que nos reunimos e intentamos visibilizarnos como mujeres inmigrantes aquí en Antequera. Hablamos de nuestros problemas, hacemos propuestas, talleres que nos interesan, como uno sobre la violencia de género. Aparte de esto, estoy estudiando para ser trabajadora social.

Alguien me ha contado que colaboraste como intérprete para las abogadas de Málaga Acoge en los tristes incidentes de los inmigrantes que fueron llevados a la cárcel de Archidona.
Sí, estuve allí como traductora y lo pasé muy mal. Las personas que estaban allí no entendían por qué las habían encerrado, por qué se las trataba así, llevándoles esposados entre dos policías, hablando con
las visitas a través de un cristal. Pensaban que no habían hecho nada tan malo que mereciese esa situación. Fue muy triste
.

Y, ¿qué me puedes decir de la obra de teatro que estáis preparando? Se le ilumina la cara cuando contesta:
Fue una idea que surgió hablando con usuarias de Málaga Acoge. Llevamos tres meses trabajando en ella y tenemos previsto representarla en junio de este año, por supuesto aquí, en Antequera. Es una obra muy especial, porque estamos creando el contenido según ensayamos; por ahora no tiene título.

Espero no perdérmela. Para finalizar, pregunto a Emlajut si eso es todo, o si tiene alguna sorpresa más en cuanto a su actividad como voluntaria. Y sí, ¡tiene una sorpresa más!:
Con dos mujeres de mi “familia española” fundamos la Asociación Arena, cuyo objetivo es llevar ayuda a los campamentos de refugiados del Sahara. También incluimos en nuestro trabajo conseguir microcréditos para que las mujeres saharauis puedan iniciar allí pequeños negocios y vivir por sus
propios medios. Estamos pensando extender esta actividad a los campos de refugiados de Grecia e Italia
.

Ha sido un placer reunirme con esta joven saharaui, llena de ideas y vitalidad, con muchas ganas de ayudar al prójimo. Muchas gracias Emlajut por dedicarnos tu tiempo.

*Agustín Olías es voluntario de Málaga Acoge y secretario de la Junta Directiva de la asociación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies