Fanjul advierte sobre una Europa cada vez más hostil para las personas refugiadas

El investigador de la Fundación Por Causa Gonzalo Fanjul es poco optimista sobre lo que pueda ocurrir una vez acabado el plazo el 26 de septiembre para que los países europeos cumplieran con el acuerdo de acogida de personas refugiadas. «La UE no tiene mecanismos coercitivos para forzar a los países a cumplir con sus responsabilidades», advierte en una entrevista con Málaga Acoge en la que también incide en que como sociedad tenemos que insistir en la movilización pública para exigir a los Gobiernos la ejecución de sus obligaciones.

Fanjul, que inauguró las Jornadas de Sensibilización en Derechos Humanos y Educación al Desarrollo que se celebraron del 23 al 26 de octubre en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Málaga, advierte de que tras el 26 de septiembre nos enfrentamos a un contexto político mucho más hostil en tanto que varias citas electorales europeas han impulsado a partidos antiinmigración que van a oponerse más aún a la acogida de personas refugiadas.

Durante su ponencia inaugural se refirió al modelo migratorio existente como «un modelo migratorio roto que maximiza los riesgos y minimiza las oportunidades». En vez de aspirar a que la gente entre y salga de manera natural y ordenada, las políticas migratorias «están obsesionadas con la detención y el hipercontrol de las fronteras, lo que genera un negocio extraordinario tanto para las mafias como para empresas».

Según Fanjul, las migraciones son algo «natural, bueno e inevitable, una buena noticia»,  y no se deben plantear como un problema que tenemos que afrontar, sino como un reto y una oportunidad. En su ponencia puso como ejemplo experiencias exitosas en Nueva Zelanda y en Haití que demuestran que  «la inevitabilidad de la movilidad humana puede ser una palanca de progreso y no un choque de trenes» si existe «confianza mutua».

A su juicio las alternativas al «modelo roto» pasan en primer lugar por consolidar los derechos adquiridos, cumplir las leyes y convenios internacionales establecidos . En este punto se refirió a la reciente «batalla ganada» al Gobierno español, condenado por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) por dos devoluciones en caliente que consideró ilegales. Fanjul también cree necesario expandir el derecho de protección internacional ampliando los supuestos que protegen a los individuos que se desplazan de manera forzosa, de forma que se considere la situación, por ejemplo, de los refugiados climáticos.

«Necesitamos cambiar completamente el modelo actual, extremadamente rígido y orientado a detener y restringir, por un modelo más abierto y liberal en cuanto a la movilidad de las personas», sentencia. La posesión o no de un pasaporte no puede, en su opinión, determinar el acceso a derechos fundamentales como la educación y la salud o impedir el aspirar a una vida digna.

Esta entrevista se inscribe en el Proyecto Stop Rumores en Málaga, participación ciudadana para promover la convivencia , una iniciativa de Málaga Acoge que cuenta con el apoyo de la Diputación de Málaga. Este proyecto se incardina en la estrategia de lucha contra los rumores promovida por la Agencia Stop Rumores en www.stoprumores.com.


TAMBIÉN ESTAMOS HACIENDO…

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies