«En cualquier momento yo puedo ser inmigrante»

Por Agustín Olías.

He quedado con Marta Velasco, voluntaria del Área de Empleo de Málaga Acoge, para hacerle una entrevista. Marta pertenece a los “nuevos valores” en el voluntariado de la organización, pues es voluntaria desde hace pocos meses. Cuando llego a la sede de la organización en la calle Ollerías de Málaga capital, Marta está ocupada dando clases a un joven. Aguardo a un descanso en la clase para hablar con ella.

Hola Marta. Os veía muy enfrascados en el ordenador ¿En qué estabais trabajando justo cuando he llegado?

Estaba con Jean, uno de mis alumnos, en clase de español. Nos has visto tan enfrascados con el ordenador porque usamos material que está disponible en internet. Está muy bien, es muy didáctico e interactivo. Estaba ayudando a Jean a rellenar una especie de crucigrama y el mismo programa te dice si ha rellenado correctamente la palabra o no.

Entonces, ¿le estás enseñando español?

Ahora sí, pero no solo español. También inglés, conciencia social y tecnología. El objetivo es que se prepare para entrar en la ESO y pueda sacarla adelante. Jean es muy aplicado, está deseando asistir a un instituto, pero necesita mejorar su español; si no, le va a ser muy difícil. Ahora que no tiene trabajo, aprovecha y viene a Málaga Acoge a aprender.

¿Jean es el único alumno que tienes?

No, ahora son dos, pero la otra alumna tiene un crío pequeño y, a veces, como hoy, no puede venir.

A Marta no hace falta preguntarle de dónde es; su marcado acento malagueño la delata ¿Te dedicas a la enseñanza en tu vida profesional?

Yo estudié psicología y durante mis primeros tres años de trabajo estuve en un centro de especialidades médicas, en la parte de psicología clínica. Pero aquello no me llenaba, lo que realmente me gustaba era la formación. Así que hice el Curso de Adaptación Pedagógica y estuve dando clases a trabajadores. Luego trabajé en marketing y atención al cliente. En resumen: ahora estoy trabajando de psicóloga en un centro médico de conductores. Y haciendo este voluntariado.

Parece mentira que, con lo joven que eres, te hayas movido tanto.

Bueno, ya tengo treinta cuatro años. La vida es así. Te diré que un verano estuve trabajando en la estación de Adif en Alicante, una interinidad. Y también he estado cuidando a personas mayores. La verdad es que me siento cómoda en estos trabajos en los que tienes relación directa con la gente.

¿Qué te impulsó a hacerte voluntaria de Málaga Acoge?

Yo era voluntaria de Ayuda en Acción, donde realizaba tareas de educación y sensibilización en colegios. Su sede estaba al lado de la sede de Málaga Acoge en la calle Bustamante. De hecho a veces fui a Málaga Acoge acompañando a algunas personas inmigrantes para que se informaran. Así que cuando Ayuda en Acción se disolvió, no dudé en apuntarme en Málaga Acoge.

¿Cuándo entraste en la organización?

En enero de este año. Empecé dando clases de inglés a un grupo de jóvenes los martes y viernes, seis horas a la semana. Pero Irene me propuso cambiar y que diera clases de ESO, también martes y viernes, pero solo cuatro horas a la semana. Y en esto estoy y te digo que no me importaría venir tres horas al día, como al principio.

Y ahora que estás dentro de la organización, ¿qué te parece?

Mira, yo no sabía realmente qué me iba a encontrar aquí, pero me ha sorprendido gratamente, estoy muy contenta. A mi me encanta usar mi tiempo libre en ayudar a la gente y veo que Málaga Acoge ofrece muchas vías de ayuda a las personas inmigrantes. Hace poco estuve en el Curso de Formación al Voluntariado y me enteré de todas las líneas de actuación de la organización, ¡es increíble!

Para finalizar, dile algo a un posible futuro voluntario de Málaga Acoge.

Lo que yo siempre pienso es que, en cualquier momento, yo puedo ser inmigrante. Y si me tuviese que ir a trabajar a un país del cual no conociese su idioma, me gustaría que hubiese una organización como Málaga Acoge que me ayudase en la adaptación e integración.

Muchas gracias Marta por ser voluntaria de Málaga Acoge y por tus palabras. Me quedo con ese eslogan tuyo final: “Málaga solidaria, la hospitalidad como bandera”.  

Este sitio web almacena cookies en su ordenador. Estas cookies se utilizan para recopilar información sobre cómo interactúa con nuestro sitio web y nos permite recordarlo. Utilizamos esta información para mejorar y personalizar su experiencia de navegación y para obtener estadísticas y métricas sobre nuestros visitantes tanto en este sitio web como en otros medios. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos, consulte nuestra Política de cookies. Si lo rechaza, su información no será rastreada cuando visite este sitio web. Se usará una sola cookie en su navegador para recordar su preferencia de no ser rastreado.    Más información
Privacidad