Brindando segundas oportunidades

R. no se cree aún que esté en libertad y que haya logrado recuperar su documentación tras habérsele incoado un expediente de expulsión. «Tengo que agradecer muchísimo a Málaga Acoge el ayudarme y lograr que tenga la tarjeta comunitaria». La prisión, reconoce, te «gasta la vida» y en ella «he aprendido a valorar más las cosas, a la familia, a no volver a cometer los errores del pasado».

R., una chica joven cuya vida se torció por distintas circunstancias, habla en el salón de su casa, junto a su madre T. que valora el acompañamiento y apoyo brindado por nuestro equipo de Prisiones en coordinación con el Jurídico. «Nos encontrábamos en un túnel estrecho y no sabíamos qué hacer con la expulsión y cómo solicitar el permiso de residencia porque ella no tiene a nadie en el mundo. Me sorprendió el gran apoyo de Málaga Acoge: como un tren de llamadas, contactos, consultas…», recuerda su madre.

Este caso es un ejemplo del trabajo que se lleva a cabo desde el programa de Prisiones de Málaga Acoge. La labor que se realiza va dirigida fundamentalmente a los internos e internas extranjeros, tanto en régimen preventivo como penados en la prisión de Alhaurín. También a residentes en el Centro de Inserción Social de Málaga donde se encuentran en tercer grado, liberados condicionales y con trabajos en beneficio de la comunidad.

Carmen Cano, coordinadora del Área Social de Málaga Acoge y responsable del equipo de Prisiones cuenta que T. llevaba años intentando documentar a su hija sin éxito y que si se ha logrado es también gracias al trabajo en red con la trabajadora social del módulo de mujeres y entidades como Afesol con programa en el centro penitenciario . «Casos complicados como este se dan por perdidos y haberlo logrado demuestra que si se trabaja en red se puede brindar a las personas una segunda oportunidad, una reinserción real».

«Me considero una mujer luchadora, he pasado mucho y no cometeré más errores. Si no cambias, la vida no puede avanzar», asevera R, que tiene entre sus planes sacarse el carné de conducir y estudiar idiomas, que se le dan bien.

Hace aproximadamente un año que Carmen conoció a esta interna a través de la trabajadora social y empezó a intervenir en el caso que finalmente ha desembocado en la resolución favorable del permiso de residencia de familiar comunitario para R.  “Se ha asesorado y acompañado a su madre en todo el proceso para la solicitud del permiso en la oficina de Extranjería. Su expediente requirió escritos e informes sociales por parte de las entidades y la abogada para acreditar su situación.  Se presentó la documentación de forma telemática y Extranjería resolvió favorable a pesar de los antecedentes penales», valora.

Cuando Carmen llamó a T. para contárselo, la madre no podía ni hablar, se echó a llorar y le dijo que habíamos «salvado una vida”.

«Cuando sale bien un caso y además de una chica tan vulnerable, te das cuenta del valor del trabajo que hacemos. Cualquier persona puede caer presa, españoles y extranjeros, pero estos últimos constituyen un colectivo muy excluido, además por la situación de Extranjería.  Les afecta especialmente en lo que respecta a la reinserción y obtención de beneficios penitenciarios. Reciben un doble castigo: su condena y la pérdida de residencia y/o expulsión”, explicó.

El caso de R. fue un todo un proceso en el que hubo que demostrar cómo dependía de su madre además de su situación de salud por lo que no podía ser expulsada. 

R. sabe hablar inglés, francés y hebreo. «Me encantan los idiomas. Me gustaría estudiar el Bachiller. Me gusta cocinar, los animales. Me gustaría viajar». Tras casi dos años en prisión no se cree aún que esté en casa con su familia. «Estoy muy contenta. Tenemos fecha para la toma de las huellas. Tengo a mi padre, tengo a mi madre, tengo lo que quería».

T. dice no tener palabras para valorar el apoyo de Málaga Acoge. «Sois como mi familia».

El proyecto “Integración de personas de origen extranjero privadas de libertad” es una iniciativa de Málaga Acoge en el marco de la federación Andalucía Acoge, subvencionada por la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía con cargo a la asignación tributaria del 0,7%  IRPF para el ejercicio 2020.

La imagen que acompaña el texto se titula «Horizontes fragmentados» y es obra de Zéus Sánchez, de nuestro proyecto Artistas Acoge.

Este sitio web almacena cookies en su ordenador. Estas cookies se utilizan para recopilar información sobre cómo interactúa con nuestro sitio web y nos permite recordarlo. Utilizamos esta información para mejorar y personalizar su experiencia de navegación y para obtener estadísticas y métricas sobre nuestros visitantes tanto en este sitio web como en otros medios. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos, consulte nuestra Política de cookies. Si lo rechaza, su información no será rastreada cuando visite este sitio web. Se usará una sola cookie en su navegador para recordar su preferencia de no ser rastreado.    Más información
Privacidad