Hassan lo tiene claro

por Iranzu Fernández*

Llama la atención que con tan solo diecinueve años tenga las ideas tan claras. Llegó a Málaga, con lo puesto, apenas hace dos años, después de estar otros dos en un centro de menores en Melilla. Quizás precisamente porque el camino hasta aquí no ha sido fácil es por lo que lo tenga tan claro. Actualmente vive en una casa para jóvenes procedentes del sistema de protección de menores gestionada por Málaga Acoge, junto con otros siete chicos. Va al instituto y estudia segundo curso de enseñanza para adultos. Y cuando termine quiere hacer una formación profesional. Las matemáticas y el inglés son sus asignaturas favoritas. Tiene una novia malagueña, María, que apareció en su vida justo antes de que nos confinasen.

Le gusta hacer deporte y dibujar. Porque ése es el hobby de Hassan: el dibujo. Y lo hace francamente bien. Se pone sus cascos, se encierra en su habitación y dibuja. A pesar de que prácticamente no tiene material. Sus dibujos son de corte minimalista, de trazo fino, básicamente en blanco y negro, a lápiz o rotulador; y la figura de la mujer está muy presente. Empezó a dibujar cuando llegó a Málaga. Primero a boli y en papel
cuadriculado. Era el único material que tenía. Entonces sus dibujos se inspiraban más en la estética del grafiti. Ha experimentado con el color. Pero lo suyo es el blanco y negro.

Hassan echa de menos a sus padres y no se plantea el largo plazo. “No sé si me voy a morir mañana”, dice a mitad de nuestra conversación. Pero tiene claro que debe aprovechar la oportunidad que le ha brindado la vida. Ahora mismo, estudiar. Y, en cuanto se pueda, trabajar. Porque para eso ha venido a España. Para trabajar, para tener un futuro. No es muy fan de las redes sociales y le da bastante vergüenza exponer su trabajo en ellas. De hecho, sus post sobre sus creaciones no duran más de veinticuatro horas en la red. Se está pensando en crear un perfil en Instagram solo para sus dibujos (@hassan_elboujaddaini0).

Ha tenido algún encargo y hasta ha vendido alguno. Pero él no se plantea mucho lo de la venta. Los regala. Tampoco es ajeno a la realidad que nos rodea. En una de sus obras aparecen las palabras “Hey Covid” y dice que le encantaría hacer otro en el que ponga “Bye Covid”. Mientras tanto, este joven marroquí sigue con sus estudios y dibuja, reutilizando el papel. Vamos a ver si le hacemos un hueco en nuestro proyecto Artistas Acoge y le conseguimos más material. Le auguramos un gran futuro.

Hassan vive junto a otros jóvenes en la casa José Antonio Rojo, que gestionamos a través del proyecto «Apoyo a menores procedentes de centros de protección de menores » en colaboración con el Área de Derechos Sociales, Igualdad. Accesibilidad, Políticas inclusivas y Vivienda del Ayuntamiento de Málaga.

*Iranzu Fernández es profesora voluntaria en nuestro curso de español en Málaga y en el Área de Comunicación y Sensibilización.

Este sitio web almacena cookies en su ordenador. Estas cookies se utilizan para recopilar información sobre cómo interactúa con nuestro sitio web y nos permite recordarlo. Utilizamos esta información para mejorar y personalizar su experiencia de navegación y para obtener estadísticas y métricas sobre nuestros visitantes tanto en este sitio web como en otros medios. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos, consulte nuestra Política de cookies. Si lo rechaza, su información no será rastreada cuando visite este sitio web. Se usará una sola cookie en su navegador para recordar su preferencia de no ser rastreado.    Más información
Privacidad