No, las personas inmigrantes no nos están invadiendo.

En el año 2017 han llegado por mar a España 21.468 personas según los últimos datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Tras el rescate, el pasado noviembre, de más de 500 personas frente las costas de Murcia el Gobierno hablaba de “avalancha alarmante”, “ataque coordinado“, “asalto a las costas”. El uso de este lenguaje potencia la rumorología en torno a que “nos invaden”, “España está desbordada”, o que “ya no caben más inmigrantes” y genera una visión de la inmigración como un problema de inseguridad ciudadana.

Sin embargo, para la Agencia de la Onu para los Refugiados (Acnur) este aumento de las entradas irregulares “no debe constituir una emergencia” porque “un gran país como España puede manejar perfectamente 25.000 solicitudes de asilo o 20.000 o más llegadas de flujos mixtos a sus costas”.

Desde Málaga Acoge apostamos por vías legales y seguras ya que las políticas diseñadas para limitar la migración fracasan en ese propósito, y en cambio llenan las fronteras marítimas y terrestres de cadáveres: el año 2017 termina con un total de 206 pérdidas humanas en aguas españolas, frente a las 128 registradas en el mismo periodo de 2016. En esta entrada ofrecemos más información en relación a la llegada de pateras a las costas de Málaga.

El reciente informe sobre muerte ilegal de refugiados y migrantes de la Relatora Especial del Consejo de Derechos Humanos de la ONU critica los abusos y peligros a los que son sometidas las personas migrantes en el mundo debido a la militarización y externalización de fronteras de los países desarrollados, entre ellos, España. En el proceso de externalización de fronteras financiamos a Estados o agentes que cometen abusos, como por ejemplo en el caso de Libia: “la Misión de Naciones Unidas de apoyo a Libia (UNSMIL) ha denunciado desapariciones, asesinatos y violaciones generalizadas de derechos humanos cometidas contra migrantes por parte de grupos armados, contrabandistas y traficantes, empleadores privados, policía, la Guardia Costera Libia y el Departamento de Lucha contra la Migración Ilegal”.

En nuestra Frontera Sur se practica de manera habitual las denominadas “devoluciones en caliente” hacia personas extranjeras interceptadas saltando las vallas fronterizas que separan las ciudades de Ceuta y Melilla con Marruecos, o accediendo por mal a territorio del estado español, ejemplos de estas prácticas fueran la muerte de 15 inmigrantes ahogados en 2014 al intentar alcanzar las costas españolas, o la muerte de siete mujeres ante la Guardia Civil. Este tipo de actuaciones deja a las personas sin derechos fundamentales como el socorro, la asistencia letrada, el derecho a intérprete y el acceso a protección internacional. De hecho el pasado octubre de 2017, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos sentenció que las expulsiones inmediatas llevadas a cabo en Ceuta y Melilla violan el Convenio Europeo de los Derechos Humanos.

Uno de los grandes “agujeros negros” es la existencia de ocho CIE (Centros de Internamiento de Extranjeros) más el uso de la cárcel de Archidona como CIE ilegal, donde se han encarcelado a personas que no han cometido ningún delito. En esta entrada te ofrecemos una cronología detallada de todo lo acontecido en Archidona en torno a las vulneraciones de los derechos humanos.

¿Sirven entonces las fronteras? ¿Cuánto nos cuestan?
Tan solo para frenar las llegadas de migrantes, Europa se gastó 17.000 millones de euros entre 2014 y 2016. El creciente gasto en blindaje de fronteras y recursos humanos para la expulsión junto a la disminución del gasto en acogida humanitaria beneficia a varias empresas. Puedes acceder aquí a la información completa.

Las fronteras no son sólo físicas, sino que además son simbólicas. Las fronteras simbólicas son las que marcan las diferencias entre “nosotros” y “ellos”, que colocan a determinados grupos fuera de los márgenes de la aplicación de los derechos humanos. Stop Rumores en Málaga incide en esta construcción simbólica para a través de la desarticulación de los estereotipos ser conscientes que no existe un “ellos”, sólo un nosotras.

Esta información se inscribe en el Proyecto Stop Rumores en Málaga, participación ciudadana para promover la convivencia , una iniciativa de Málaga Acoge que cuenta con el apoyo de la Diputación de Málaga. Este proyecto se incardina en la estrategia de lucha contra los rumores promovida por la Agencia Stop Rumores en www.stoprumores.com.


TAMBIÉN ESTAMOS HACIENDO…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies