“Málaga Acoge es una puerta para los extranjeros”

por Agustín Olías

Podríamos hablar (es una generalización personal, sin pruebas estadísticas) de un tipo de usuaria de Málaga Acoge: mujer marroquí, madre de familia que durante un tiempo se ha dedicado a trabajar en casa, cuidando a sus hijos, llevando adelante las tareas domésticas, pero que con la crisis se encontró con la necesidad de buscar trabajo fuera de casa para compensar la falta de trabajo del marido, hasta entonces la fuente de ingresos familiares.

En la sede de Málaga Acoge en Fuengirola, entrevisto a una de estas mujeres que han tenido que buscar un trabajo fuera del entorno familiar y han encontrado en Málaga Acoge un aliado para lograr ese objetivo.

Jamila, ¿cómo fué que viniste a España?

Por el futuro de mis niños. Yo procedo de Casablanca, donde vivía con mi marido y mis tres hijos. Mi marido decidió venir a trabajar a España; cuando encontró trabajo y pudo, nos trajo a mis hijos y a mi por reagrupación familiar, de eso hace ya diez años.  

¿Viniste directamente a Fuengirola?

Vivimos en Mijas desde el principio. Aquí han nacido mis dos niñas pequeñas; desgraciadamente mi hijo mayor murió hace seis años. Mis dos hijos mayores tienen ya 21 y 16 años, y las pequeñas, que son españolas, 8 y 6. Dentro de un par de meses podremos pedir la nacionalidad para los dos mayores. Todos están estudiando.

¿Conocías el trabajo de Málaga Acoge?

Yo conocí Málaga Acoge a través de mi marido. Él acudió a la organización cuando estaba buscando la forma de traernos a mi y a los niños a España, a vivir con él. Aquí le ayudaron a hacer la petición del permiso de entrada por reagrupación familiar. Así que cuando yo vine a España ya sabía de la existencia de la organización. Cuando tuve que pedir el permiso de residencia, vine a hablar con ellas y me ayudaron a sacarlo. Lo conseguimos y me animaron a hacer otros cursos que me han resultado muy importantes.

Déjame adivinar, viniste a clases de español, ¿acierto?

Sí, vine a clases de español, y más adelante a otras de inglés, que aquí en la costa es muy importante. La pena es que no practico demasiado el español, lo entiendo bien, pero no lo hablo demasiado bien. Con mis amigas hablo árabe, pues nos resulta más fácil.

En casa, con las niñas sobre todo, que llevan toda su vida en España, ¿no hablas español?

Intento que hablemos en árabe, porque creo que ahora es cuando lo pueden aprender; si no, cuando sean mayores, se les hará muy difícil y pienso que es interesante que sepan los dos idiomas. Por ejemplo, mi hijo de 16 años ha perdido el árabe, apenas lo habla; en el instituto y con sus amigos habla español, por eso quiero que practique árabe en casa, pero es imposible.

¿Aprender español te permitió encontrar trabajo fuera de casa?

Lo primero que me permitió fue acudir a varios cursos organizados por Málaga Acoge que me vinieron muy bien para encontrar trabajo. Primero hice uno de “Atención a personas mayores” y luego uno de “Camarera de piso”. Gracias a este último estuve trabajando durante los dos meses de verano, solo los sábados, como camarera de piso en un hotel. Antes, durante seis meses, estuve trabajando en limpieza de playas, en Mijas, por el tema de renta básica, y otros seis meses limpiando oficinas.

Y ahora, aparte de las tareas domésticas, ¿tienes trabajo?

No, ahora no. Busco, pero también me gustaría aprovechar para sacarme la ESO; es un tema personal, pues en Marruecos estudié hasta el equivalente al segundo de ESO y me gustaría sacarme el título español. La verdad es que me gusta estudiar, estudio por las tardes; me hace sentirme bien conmigo misma. Mi marido está trabajando, pero sólo como renta básica.

¿Tras tu experiencia con Málaga Acoge?, ¿qué opinas de nuestra organización?

Es una puerta para los extranjeros. En nuestro caso nos ha ayudado mucho en los temas burocráticos y de abogados, que son muy difíciles para un extranjero sin recursos, que no conoce los procedimientos y no habla bien español. Realmente ha sido fundamental. La gente que trabaja aquí es muy buena y nos trata muy bien, nos ayuda en todo lo que puede.

Para finalizar, ¿qué te parece tu vida y la de tu familia en España? ¿Es lo que esperabas?

Cuando vine sabía que no iba a ser fácil, pero me alegro de haberlo hecho. En mi vida han cambiado muchas cosas desde que estoy en España. Por ejemplo, yo nunca había trabajado fuera de casa hasta que llegué aquí. A mi marido no le gustaba que yo trabajase fuera, pero ha cambiado. Ahora puedo seguir estudiando, buscando trabajo y me sigo ocupando de la familia y de la casa. Yo creo que vivir en España es lo mejor para mi familia; ahora mismo no me planteo vivir fuera de aquí. Pero me gusta volver a Marruecos unos pocos días al año, para visitar a la familia.

Nos hemos puesto a hablar y hablar y se me ha olvidado preguntarte por el curso que estás haciendo con Rosalía (técnica de Málaga Acoge), ¿qué te parece? ¿te gusta?

Es muy bonito e interesante, me gusta mucho. A las mujeres marroquíes, que es a las que más conozco, nos viene muy bien, nos ayuda a reconocer nuestros valores personales como mujeres, porque eso nos ayuda a mejorar nuestras relaciones con los demás.

Muchas gracias Jamila por concedernos estos minutos, especialmente porque ha tenido que salir del taller “Aprender a poner límites; auto conocimiento”, donde hoy están trabajando el auto concepto y la imagen de ellas mismas, con la colaboración de una estilista.

*No incluimos foto de Jamila por su expreso deseo 


TAMBIÉN ESTAMOS HACIENDO…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies