Funny: dejar República Dominicana fue lo más difícil en mi vida

por Agustín Olías

Ha sido la decisión más difícil que Funny ha tenido que tomar en su vida: abandonar su patria, la República Dominicana, y venir a España, dejando allí a su hijo de 3 años y 8 meses a cargo de los abuelos. Pero lo tenía muy claro: debía dejar su país y buscar una vida mejor para ella y, sobre todo, para su hijo. Eso sucedió en el 2011.

Me reúno con Funny en la sede de Málaga Acoge en Fuengirola; quiero que nos cuente su historia, cómo le ha ido en España, cuál es su relación con Málaga Acoge, qué espera del futuro…

¿Por qué decidiste venir a España, dejando en la República Dominicana a tu hijo?

En mi país la vida no es nada fácil, la economía está muy mal y es difícil vivir. Lo pensé mucho por mi hijo, el tener que dejarlo allí, lo pasé muy mal. Pero tenía que arriesgarme porque la “visa” para venir a España era temporal, tres meses, como turista. Si me quedaba, me quedaría como ilegal, y si me detenían, no podría volver a España en cinco años. Yo quería encontrar un lugar mejor para nosotros. Tengo una hermana en Granada, que vino varios años antes que yo y eso me animó a dar el paso.

Entonces, ¿tu primera etapa en España fue Granada?

Sí, pero rápidamente encontré un trabajo como interna de una pareja española en Almuñecar, sin papeles. Pero tuve un problema con el marido, se intentó propasar conmigo y decidí dejar el trabajo. Lo pasé muy mal, porque yo estaba muy a gusto con la señora.

Volví a Granada capital, encontré trabajo y allí estuve cuatro años, hasta que me vine a Mijas. Como interna con contrato legal, porque una vez que llevaba tres años en España ya pude legalizar mi situación, como arraigo social.

¿Por qué viniste a Mijas? ¿Un trabajo mejor, amor……?

Por mi pareja. Yo le conocí en Granada, pero él es de Málaga. Nos veíamos los fines de semana, él iba a verme a Granada. Cuando me traje a Eric a España ya llevábamos tres años de relación. Entonces me propuso que me viniera con el niño a Mijas, para vivir los tres juntos.

¡Qué bonito, por amor! Y, además, con tu hijo Eric ya en España. ¿Cuándo conseguiste traerlo?

En marzo del 2016, con sus 9 añitos. ¡Le echaba mucho de menos! Estuve casi cuatro años sin verle y eso es lo que más me duele, esos años sin verlo crecer. He tenido mucha suerte estos últimos tres años, traer a mi hijo, encontrar pareja y tener un trabajo legal. Conozco a mucha gente que no ha conseguido un trabajo legal en mucho tiempo.

En toda esta historia tuya en España, ¿cuándo aparece Málaga Acoge en tu vida?

Antes de venir a España busqué por Internet y conocí la existencia de Granada Acoge y también Cruz Roja. Pero cuando llegué a Granada, como encontré rápidamente trabajo y me tuve que ir a Almuñecar, casi no conocí a la organización.Pero nada más llegar a Mijas y ver que Málaga Acoge tenía sede en Fuengirola, vine rápidamente. Me entrevistaron y ya empecé a usar sus servicios: primero, información en cuanto a los contratos de trabajo, luego las clases de apoyo para Eric, cursos de integración familiar, y varios talleres. Ahora estoy en clases de inglés. Me ayudó mucho el de orientación profesional, me vino muy bien para completar el proceso de homologación de mi título de bachillerato de mi país. Está claro que la información vale más que el oro. También ayuda para hacer un currículum adecuadamente, una gran diferencia con el que yo tenía. Además, me mandan ofertas de trabajo.”

Me dices que trajiste a tu hijo en marzo de 2016, es decir, en pleno curso escolar. ¿Pudiste apuntarlo a algún colegio?

“Sí, y tengo que agradecer a Málaga Acoge toda la información y apoyo que me dio, porque yo estaba muy desubicada en cuanto a qué hacer, además de estar sola y trabajando, sin tiempo para hacer indagaciones. En Málaga Acoge me informaron de lo que tenía que hacer para inscribir al niño en el colegio, así que cuando el crío vino a España ya tenía la plaza esperándole.”

¿Qué tal le va?

Está regular, son muchos cambios; por ejemplo, en la República Dominicana estaba en 5º, y en España le han puesto en 4º, y eso no le gusta; dice que le han bajado de categoría. Las clases de refuerzo en Málaga Acoge le vienen muy bien; sale muy contento, se relaciona con otros niños y para mi es un descanso, porque no tengo tiempo para ayudarle en las tareas del cole”.

Me has comentado que tienes un trabajo “legal”. ¿En qué trabajas?

El primer trabajo que tuve en Mijas fue en un bar. Pero al mes me salió el cuidar a una señora por las noches. Estoy bien, es una buena persona. Hay momentos duros, como por ejemplo anoche, que me dijo que la tenía secuestrada, que por qué la tenía secuestrada.

Pero bueno, son excepciones y ya tengo experiencia en tratar a la gente a la que cuido. Y sí, el contrato que tengo con ella es legal.

Veo que, desde que llegaste a España, has estado trabajando y bastante tiempo legalmente.

Yo también he puesto de mi parte para tener contratos legales. Una vez que ya estaba legal en España, me informé en Málaga Acoge sobre las condiciones de los contratos y, por eso, lo primero que le dije a la señora que cuido es que quería que me diese de alta. Me dijeron que me daban un mes de prueba y luego verían, y al mes me dieron de alta. Yo sé que hay poco trabajo y a veces los empleadores se aprovechan, pero yo tenía claro que quería estar trabajando legalmente.”

¿Echas de menos tu país? ¿Quieres volver por allí?

Sí, lo echo de menos. Claramente mi hijo tiene más futuro y posibilidades aquí. Además, en España tengo mi pareja, pero pienso que me gustaría morir allí. Hay mucha diferencia en el estilo de vida, la relación con la gente, los sentimientos me tiran mucho.

 Para finalizar, aunque ya hemos hablado un poco de ello, ¿qué te parece el trabajo de Málaga Acoge?

Estoy muy contenta con Málaga Acoge. Su trabajo es fundamental para las personas que llegamos desde fuera y necesitamos información y ayuda. Precisamente he traído hoy aquí a una madre de un compañero de mi hijo, que es inmigrante de África y tiene ciertos problemas y aquí está entrevistándose, porque estoy segura de que Málaga Acoge la va ayudar muchísimo.”

Estoy muy agradecida a la organización porque, además de lo que ya te he contado, me han orientado también en el proceso de obtención de la nacionalidad española. Si no hubiese sido por la información y los consejos que me han dado tendría que haber recurrido a un abogado, con lo que eso cuesta. Espero tener la doble nacionalidad en breve.

Me despido de Funny, esta joven madre de 30 años, luchadora, abierta y positiva, que tenía claro lo que era mejor para su hijo y ha luchado por ello. Con esa forma suya de ser, las ideas claras, la ayuda de Málaga Acoge y un poquito de suerte, está viviendo una realidad feliz, pero con lógica nostalgia de su tierra natal.


TAMBIÉN ESTAMOS HACIENDO…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies