“Ayudar a las personas inmigrantes merece la pena”

por Agustín Olías

Ana es muy reservada, no quiere protagonismos. Es tan reservada que no quiere que aparezca su apellido ni su foto en esta entrevista que le hicimos en la sede de Málaga Acoge de Antequera, donde realiza su labor como voluntaria de clases de español para adultos.

Ana, por favor, cuéntanos algún detalle de tu vida para conocerte un poquito.

Nací en Antequera, hace ya mucho tiempo, no te voy a desvelar cuánto tiempo exactamente, y he estado trabajando toda mi vida laboral como profesora de Primaria y Secundaria, siempre en la provincia de Málaga.

¿Cómo conociste Málaga Acoge y decidiste apuntarte a nuestra organización?

Empecé a colaborar con Málaga Acoge allá por el año 2010. Desde entonces he estado dando clases de español para adultos.

Por favor, dame algún detalle más, ¿por qué Málaga Acoge y no otra organización?

Realmente todo empezó en Francia. En un viaje a París vi que en las iglesias enseñaban francés a los extranjeros. Me pareció una muy buena idea y se me quedó ahí el “gusanillo”. Una amiga mía, voluntaria de Málaga Acoge, me habló de la labor que hacían en pro de las personas inmigrantes. Me informé del trabajo de la organización, me convenció y en cuanto tuve tiempo empecé con las clases de español en Antequera.

¿Qué tipo de personas suelen venir a las clases de español?

Varía mucho, aunque podría asegurar que son mayoritariamente mujeres, madres de familia. El trabajo es primordial para ellas, es lógico, e influye mucho en su asistencia. Hay mucho trabajo temporal, a veces las llaman para sustituciones y claro, en cuanto consiguen trabajo ya no vienen a clase. Por ejemplo, ahora tengo ocho alumnas, pero hace un par de meses solamente había tres. Con la crisis las mujeres tuvieron que salir de casa a buscar trabajo y se encontraron con que les era muy difícil sin hablar español y han tenido que “ponerse las pilas” y aprender. El gran problema que yo veo es que, cuando hablan un poco de español, desconectan y ya no vienen más. No suelen repetir de un año a otro, quizás es que encuentran trabajo estable.

En cuanto a su nivel de español, ¿es similar?

Este grupo es bastante homogéneo. Empezaron prácticamente de cero, pero no son analfabetas. Algunas tienen título universitario de su país. Por ejemplo, hay una señora que era profesora, otra es veterinaria. Si en casa hablasen español, avanzarían rápidamente, pero no es así; en casa hablan su idioma y eso se nota. Pero en clase se ayudan mucho, son muy colaborativas.

Ana es muy creativa y usa los medios que están a su disposición para conseguir que las alumnas y alumnos aprendan lo más rápidamente posible español. Por ejemplo, usa Internet para sacar documentación; me muestra unas fichas donde aparecen las palabras en español y árabe. Le pido que nos comente la metodología que utiliza.

Con las alumnas que no saben nada de español me gusta mucho usar libros infantiles con dibujos que ayudan a avanzar rápidamente. Si el grupo es más avanzado, utilizo la documentación que usa Málaga Acoge. Aunque también me gustan otros libros, dependiendo de la situación de las alumnas; por ejemplo, “Iniciación a la lectura” o  “Las mil palabras” para empezar con la pronunciación en español.

Me gustaría, para terminar esta entrevista, que enviases un mensaje a esas personas que se están planteando si ser o no ser voluntarias de Málaga Acoge.

Soy de las que piensan que cualquier cosa que uno haga debe ser porque está convencido, no porque esperes algún tipo de recompensa. Si puedo ayudar, ayudo y ya está. Así que les diría que, si quieren ayudar a sus semejantes, que no se lo piensen mucho, que se hagan voluntarias. Empieza y, si te gusta, sigue. Lucha por lo que estés convencida. Y ojalá estés convencida de que ayudar a las personas inmigrantes merece la pena. Aunque te decía que esto no lo hago por recibir gratitud, es cierto que me siento bien cuando voy por la calle y alguien me para, me dice que ha encontrado trabajo y que le han servido mucho las clases de español.  O cuando un alumno pintor me regaló un bon0ito dibujo que había hecho para mí.

Muchas gracias Ana por estos minutos que nos has regalados y, sobre todo, por el trabajo, sabiduría y cariño que pones en enseñar español a las personas inmigrantes, fundamental en su integración en nuestra sociedad.

Si quieres sumarte a nuestro equipo de voluntariado puedes escribir un correo electrónico a la siguiente dirección y te daremos cita para una entrevista:

voluntariado.malaga@acoge.org


TAMBIÉN ESTAMOS HACIENDO…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies